Skip to content

Cómo un buen lenguaje corporal mejorará tu inglés y tu vida

¿Tienes miedo o inseguridad al hablar inglés? ¿Sabías que hay sociólogos que estiman que más del 90% de lo que comunicamos es a través de lenguaje no verbal?

Este fascinante tema va mucho más allá del ámbito del aprendizaje de idiomas, y a la vez es sumamente relevante.

En cualquier idioma (incluyendo en tu lengua materna), el modo en el que te desenvuelves con los demás es un directo reflejo de tu psicología.

E-libro gratis: 101 Palabras que no vas a aprender en la escuela

Read in English | Leia em Português

El motivo por el cual éste es un tema de tanta utilidad para estudiantes de idioma (en particular mujeres) es porque por alguna extraña razón aprender a hablar otro idioma tiende a invocar tremendas cantidades de miedo, inseguridad y ansiedad.

De hecho, para muchos estudiantes estas emociones representan los obstáculos más paralizantes para hablar con fluidez.

Sin embargo esto es solamente la punta del iceberg. Lo más intrigante es que estudios recientes demuestran que este fenómeno también se da a la reversa: a través de la mejora consciente del lenguaje corporal, uno comienza a reprogramar la mente y experimentar el mundo de un modo diferente.

En este sentido, si bien es cierto que nuestros pensamientos, emociones y actitudes tienden a reflejarse en nuestro lenguaje corporal, y consecuentemente en el modo que los demás nos perciben, a través de la concientización del modo en el que posicionamos nuestro cuerpo podemos lograr cambiar nuestros pensamientos y como nos sentimos.

Antes de explorar la aplicación de esta información en el aprendizaje de idiomas, me gustaría que vieran este increíble presentación que inspiró este artículo: “Tu lenguaje corporal moldea quien eres”. Es una TED Talk conducida por la psicóloga social de Harvard, Amy Cuddy.

Míralo en TED.com con subtítulos en casi todos los idiomas

El lenguaje corporal de personas con confianza

Como Cuddy explica en el video, las posturas abiertas y fuertes (poses de poder) no solo comunican confianza de forma inmediata, sino que también la crea en tu cuerpo y en tu mente. Cuddy respalda esto con datos científicos, mostrando la correlación entre poses de poder y cambios neurológicos importantes (suba en testosterona y baja en cortisol) asociados con la confianza, asertividad, y la capacidad para tomar decisiones.

En un estudio realizado con dos grupos de estudiantes universitarios, a uno de los grupos se le pidió que practicará durante 5 minutos poses de poder (arriba: manos extendidas, extensión de presencia física), y al otro que realizará prácticas asociadas con puntos débiles como (abajo: encogimiento, postura curvada, etc).

Luego ambos grupos fueron puestos a prueba en un corta pero rigurosa entrevista de trabajo con entrevistadores especialistas; proceso que fue filmado y luego presentado a reclutadores profesionales.

Los resultados fueron sorprendentes: los reclutadores, quienes no tenían información acerca del experimento, unánimamente seleccionaron a los candidatos que habían practicado poses de poder.

Cuando se les preguntó el criterio de la selección, dijeron que lo que los hizo elegir a estos candidatos no fue una cuestión de estar más calificados, ni tampoco el contenido de sus respuestas, sino que era algo más.

Según Cuddy, los candidatos que habían practicado posturas de poder durante 5 minutos emitieron la confianza, entusiasmo, pasión, y autenticidad que los candidatos de “posturas de poco poder” no transmitieron. Ninguna de estas cualidades son tangibles o cuantificables, pero sin embargo influyeron drásticamente en la decisión de los reclutadores.

En otro estudio similar, los datos hormonales registrados después de 2 minutos de poses de poder ayuda a entender exactamente por qué nuestro lenguaje corporal es tan importante. Samples de saliva extraídos del grupo de poses de poder muestran un 20% de suba en testosterona (la hormona para el dominio, poder) y un 25% de reducción en cortisol (la hormona del estrés). Por otro lado, la saliva del grupo de posturas de poco poder mostraron un 10% de baja en testosterona y un 15% de suba en cortisol.

Otra cosa que este tema me hizo pensar es acerca de mi experiencia viendo cómo personas religiosas levantan sus brazos para exaltar su elegido salvador. Con esto no quiero desmerecer sus experiencias o criticar sus creencias, pero ¿podría ser que parte de la euforia que la gente siente cuando levantan sus manos a Dios es una reacción hormonal debido a su postura alzada?

Entonces, ¿qué significa todo esto? Bueno, delineándolo en términos simples:

  • Buena postura (abierta, poderosa): el alto nivel de testosterona y el bajo nivel de cortisol de las poses de alto poder se relacionan con el liderazgo, la asertividad, confianza, optimismo, el arriesgar, y la habilidad para pensar de forma abstracta.
  • Mala postura (cerrada, con mierdo): el bajo nivel de testosterona y el alto nivel de cortisol de las poses de poco poder están asociados con la falta de poder, miedo, estrés, y falta de voluntad para tomar riesgos.

¿Cómo se aplica esto a tu aprendizaje de idiomas?

“Nuestros cuerpos cambian nuestras mentes, y nuestras mentes cambian nuestro comportamiento, y nuestro comportamiento cambia nuestros resultados.”

–Amy Cuddy

Hay muy mucha información aquí, lo sé, pero el estudio sugiere que nuestra postura corporal tiene un gran impacto no sólo en el modo en el que los demás nos ven, sino también en nuestros pensamientos y emociones. El impacto es significativo e inmediato. Puedes incluso empezar a invocar cambios ahora mismo en sólo 2 minutos.

A través de la práctica y el mantenimiento de un lenguaje corporal fuerte y abierto – tales como los ejercitados en las poses de poder -, cambiarás la composición hormonal de tu cuerpo. Esto a su vez repercutirá en el modo en el que te sientes, la forma en la que eres percibido, e incluso causarás en ti mismo ser más asertivo, optimista, más abierto a tomar riesgos y tener más confianza.

Esto es un conjunto de habilidades psicológicas que puede cambiar completamente el modo en el que te comunicas; y especialmente, en situaciones de mucha presión que normalmente te harían sentir miedo, pesimismo, e inseguridad (como por ejemplo hablar inglés). En mi opinión, éstos son los pensamientos y emociones que forman parte de los componentes más tóxicos de la ansiedad del estudio de idiomas.

Usain Bolt

Extendiendo la postura y/o haciendo breves ejercicios de poses de poder, como así también haciendo de esto una parte permanente de ti, invocarás una serie de cambios hormonales que reconfigurarán tu cerebro y cambiarán el modo en el que sientes contigo mismo, la forma en las que los demás de perciben, y cómo realmente hablas.

Finge hasta que lo logres

Del mismo modo que la presentación e historia de Cuddy lo demuestra, cualquiera sea la disciplina o esfuerzo en el que participes, no necesitas ser la persona más competente y confiada al principio. Si empiezas a actuar como si lo eres, tus pensamientos y emociones cambiarán hasta que literalmente te conviertas en la persona que estás tratando de ser.

Esto es lo que significa “finge hasta que lo logres”, y es el núcleo de todas las personas que tienen confianza. Si no hablas inglés, pretende que lo haces, da tu mejor intento, abre tu postura, y no te dejes caer. Aún si no tienes las palabras para expresarte o una gramática perfecta, actúa como si ya tuvieras fluidez, y tu presencia comunicará mucho más que tus palabras podrán.

Cuddy recomienda un simple ejercicio de 2 minutos que consiste en levantar las manos por sobre tu cabeza. Ella recomienda hacer esto en momentos evaluativos y de alta presión, tales como entrevistas de trabajo o cuando alguien te está juzgando.

Después de leer esto, hazlo frente del espejo y toma el tiempo con un reloj o cronómetro. Esto inmediatamente invocará un cambio en tus hormonas y confianza. Lo sé porque el video de Cuddy provocó tal impacto en mi vida que decidí hacerlo una parte de mi ritual diario. De hecho, he venido haciéndolo todas las mañanas durante más o menos los últimos seis meses. Esto ha impactado significativamente en mi confianza, concientización sobre mi postura corporal y productividad en las mañanas.

Te tomará dos minutos por día, pero si lo haces por 30 días formarás un nuevo hábito y una herramienta para tu confianza que cambiará dramáticamente el modo en el que te sientes. También desarrollaras mucha más consciencia acerca de tu comunicación no verbal (y las demás). Si te interesa saber más acerca de mi simple rutina matutina con las poses de poder, y además ver una gran video acerca de cómo crear un nuevo hábito en 30 días, puedes leer abajo.

Si este artículo ha sido de valor para ti, me gustaría invitarte, a través de tu registro en nuestra lista de correo gratuita, a formar una parte oficial del Movimiento mundial RealLife English.

Recibirás novedades semanales acerca de las mejores noticias de RealLife English, incluyendo artículos, podcasts, videos educativos, invitaciones a eventos, y otros regalos. Si te registras ahora recibirás una copia gratuita de nuestro famoso e-book 101 words you won’t learn in School! (101 palabras que no aprenderás en institutos)

Mi ritual matutino

Cada mañana después de meditar (otra práctica que revolucionará tu vida), en frente del espejo levanto mis brazos por sobre mi cabeza durante dos minutos como si hubiera salido campeón en algo (como la mujer en la imagen de la derecha). Sigo el tiempo con un cronómetros y me mantengo erguido con una postura moderadamente ancha (la distancia entre mis pies), y me miro a mi mismo en el espejo.

Mientras alzo mis brazos, otra cosa que hago (que no se relaciona con el lenguaje corporal, pero es un valor agregado), es leer y concentrar  mi atención en citas inspiracionales que he escrito en mi espejo. Por ejemplo, ahora mismo hay una cita que dice “deserve your dream” (merece tu sueño) del poeta mexicano Octavio Paz, y “Be the change you wish to see in the world” (Se el cambio que deseas ver en el mundo) por Mahatma Gandhi. Éstos son mensajes poderosos para mí, y verlos todos los días se hacen poco a poco una parte inconsciente de quién soy.

Si te identificas con esto, te aliento a que lo hagas un hábito diario. Sentirás en todo tipo de situaciones un inmediato efecto en tu confianza, incluyendo tu aprendizaje de idiomas. Sea lo que sea que descubras que necesitas hacer para mejorar tu vida, la parte más difícil es y frustrante del proceso es generalmente la creación del hábito. Después de 30 días, el hábito se convierte en algo casi automático.

Para ayuda en la realización de pequeños pero sostenibles cambios en tu vida, te recomiendo que mieres este fantástico video del autor de “The Power of Habit” (El poder del hábito), un libro (y video) que realmente me impactó. O puedes mirar esta poderosa charla TED de 3 minutos acerca de cómo crear un nuevo hábito en 30 días. Gracias por leer!

Mira con subtitulos en casi todos los idiomas en TED.com

volver a los mejores artículos

>